ASTER International : Home  »  Revista

Detrás de una gran mujer: Despedida a Esther Beatriz Lazzari.

Publicado por Aster en Revista    5 de diciembre de 2018   

C ofundadora de la revista ASTER Internacional, traductora y correctora. Planificadora de ideas centrales en el desarrollo de ASTER a lo largo de toda la historia de la revista.

Al igual que en el seno del hogar, en muchas empresas, las mujeres efectúan las miles de tareas «invisibles» sin las cuales, nada podría brillar de la misma manera, nada alcanzaría su máximo esplendor sin esas labores que no aparecen en primer plano. Hace 54 años se fundaba la revista ASTER, más precisamente el 3 de noviembre de 1964. Esther era mucho más que «la mujer de Carlos Damián García». Era –y fue siempre–, quien daba prolijidad y sustento a muchas de las ideas de nuestro fundador. Ella le otorgaba viabilidad a cada proyecto que Carlos soñaba, garantizando el equilibrio a la revista, desde las cuestiones más generales, hasta la última «coma» de ASTER. Ambos se complementaban de modo ideal, la osadía de Carlos y la racionalidad de Esther. Era el cerebro detrás de escena. Su control era el requisito central previo al cierre de cada eslabón de la producción editorial, desde la corrección de redacción hasta el control de las pruebas de impresión. La publicación no podía ser concretada sin pasar antes por su mirada aguda y crítica. 

Además de ser la gran impulsora de ASTER a la par de Carlos en esos primeros años, uno de los primeros roles que cumplió Esther fue la traducción del inglés y el francés al español del material técnico de relojería suiza. Su primer viaje a Baselworld fue en 1984, bastante tiempo después que Carlos (él lo hizo en 1970 a lo que en esa época era la «Feria de Muestras de Basilea»), diferencia de tiempo que se debió a su decisión personal de postergar este paso para garantizar el cuidado de sus cuatro hijos. Cabe destacar el peso notable de las traducciones de Esther en ese contexto, dado que el sector de técnicos y especialistas de la relojería estaban demandando información que aún el mercado comunicacional no abastecía en América Latina. Por ello resulta primordial comprender el valor de su labor en ayudar a posicionar a ASTER como líder en el continente, al ser nuestra revista la primera latinoamericana en difundir noticias de la relojería suiza con un nivel de especialización en los aspectos técnicos en la década del 60´. Fue ese el desafío que Esther tomó en sus manos y que dominó con enorme compromiso, esfuerzo y entrega, propios del amor que ella sentía por la relojería suiza y por la nación Helvética en general, por el significado que la misma tuvo en la evolución del emprendimiento periodístico y en el entramado familiar.

Los viajes laborales conjuntos de la pareja a Suiza, tenían como objetivo no sólo garantizar la presencia en Baselworld, cita obligada para la prensa especializada en relojería suiza, y empresarios del sector, sino también para efectuar visitas a diversas fábricas de las más reconocidas marcas relojeras. El aporte de Esther para las gestiones con los auspiciantes era también fundamental. Fue hasta el año 98´que Esther pudo participar de esos viajes de trabajo a Suiza, ya que por problemas de salud se vio impedida de seguir haciéndolos. No obstante, continuó con sus múltiples funciones en la revista como traductora y correctora –que realizó hasta el final de sus días– además de tareas de administración. La identidad de ASTER, pese a su crecimiento y a su liderazgo por haber sido la primera en la región, permanece intacta en cuanto a su carácter de empresa familiar. En torno al ámbito de trabajo, giran un sinnúmero de anécdotas donde Esther no se privaba de propiciar momentos de risas y complicidades, recuerdos que quedarán para siempre en la memoria de los integrantes de Aster Internacional. 

Otra faceta de Esther era la de redactora, trascendiendo incluso el seno de la revista, al colaborar con su compañero de vida en la elaboración y producción de los programas radiales que Carlos conducía. Incluso llegó a desenvolverse como locutora radial. Siempre bregó por garantizar la calidad de ASTER, desde los instantes iniciales de la naciente revista hasta su despedida del mundo terrenal. Al partir su esposo en el año 2005, y dejar vacante su lugar de director, ella no mostró ambición alguna en ocupar ese puesto, dado que sólo deseaba aportar al potencial de la revista, no a su crecimiento personal o a ser identificada como líder de la empresa. Hasta sus últimos días de vida, apoyó y contribuyó notablemente a las definiciones de la actual directora, Laura Esther García. Su humildad la ha hecho correrse de los lugares de exposición para hacer brillar, en un primer momento a Carlos Damián García –su esposo– y luego, para dar lugar a su hija en la dirección de Aster Internacional.
Esther Beatriz Lazzari nació y vivió, casi la totalidad de su existencia, en otro siglo, pese a ello, y casi en el anonimato, trascenderá superando lo efímero de este mundo prisionero de la virtualidad. Nos deja los valores de una incansable trabajadora, una mujer que no se permitió irse de este mundo hasta que Aster Internacional no se encontrara impresa y revisada para ser despachada. Su último suspiro, su relajación final, fue una vez lanzada la edición de ASTER correspondiente al mes de julio. Nos abandonó sólo una vez que sintió, a sus 84 años, que había cumplido su misión, que había dado todo por este proyecto familiar. Observó las páginas de aquella edición, manifestando una enorme satisfacción: «está muy linda» pronunció con un gran disfrute en su rostro, pese a que estaba por dejarnos para irse, en su largo y merecido camino al cielo. Esa era nuestra cofundadora, nuestra madre, nuestra abuela, la madre de ASTER.

Laura Esther García
Editora y Directora General Aster Internacional


Categorías : Revista